Domingo, 4 diciembre, 2016

Pablo López – Razones para la (des)esperanza culé
Pablo López – Razones para la (des)esperanza culé

Pablo López – Razones para la (des)esperanza culé

Posiblemente, fue uno de los peores partidos que recuerdo al Barça en los últimos dos años. Y probablemente fue el mejor partido del Inter de Milán esta temporada. Aún así, el Barcelona tendrá posibilidades para remontar la eliminatoria y plantarse en la gran final de la Liga de Campeones. No será facil, pero es posible.

No voy a entrar a comentar la actuación del colegiado portugués, porque creo que es evidente que perjudicó al Barcelona. Dos penaltis -los dos, en mi opinión, bastante claros-, el tercer gol del Inter en fuera de juego de Milito, la forma de sacar la amarilla a Puyol. Quizás es justa, pero lo que no es normal es la forma de sacarla. No creo que el trencilla viera la acción, pero se dejó intimidar ante las protestas de los interistas y al final claudicó. Francamente, un árbitro lamentable. Menos mal que he empezado este párrafo diciendo que no iba a comentar la actuación de Benquerença…

Los equipos que se le están dando peor al Barça de Guardiola son los equipos que combinan talento futbolístico con la fuerza física. El mejor ejemplo es lo que pasó el año pasado ante el Chelsea en semifinales. Cuando el rival quiere jugar al fútbol, el Barça se lo come. Sencillamente, porque juega mejor que los que mejor juegan. Pero cuando el partido se vuelve físico, el equipo no suele encontrar su sitio. Sufre demasiado. Y eso lo sabía Mourinho. Buena presión, líneas juntas, ayuda en bandas para incordiar a Messi,…

Porque si algo demostró ayer el Inter es que es un equipo solidario. Me encantó el plan de ayudas en la banda izquierda de su defensa. Ni Messi ni Alves pudieron respirar tranquilos ni una sola jugada. Esa lección la aprendieron bien. A ver si Pep es capaz de sacarse un plan de su chistera para el partido de vuelta el próximo miércoles.

El mayor motivo para la esperanza culé es que en el mejor partido de los unos y en uno de los peores de los otros, el Inter acabó atosigado, agobiado y casi ahogado los últimos 20 minutos del encuentro. El Barça, sin demasiada claridad pero con mucho amor propio, lo intentó hasta que le faltaron las fuerzas. Hasta que no pudo más. Mourinho pidiendo la hora y pidiendo también un psicólogo para Mario Balotelli -madre mía, cómo andan algunas cabezas…-. El Barça demostró grandeza, fortaleza, y capacidad para no rendirse. Y aún quedan 90 minutos.

Si en el Camp Nou el Barcelona consigue el resultado que logró ante los italianos en la primera fase, el Pep team estará en la final del Bernabéu. Yo lo veo posible, ¿y tú? ¡Suerte!

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts