Miércoles, 7 diciembre, 2016

“Al loro, Barça: hasta el rabo todo es toro…”
“Al loro, Barça: hasta el rabo todo es toro…”

“Al loro, Barça: hasta el rabo todo es toro…”

Otra vez usted en escena. Muchos consideran que es mala señal que aparezca Toñín el Torero, por aquello del Clavo Ardiendo…

Se equivoca. Lo que no puede hacer un buen madridista es rendirse o esconderse cuando van mal dadas. El Barça nos dio por muertos la triste noche del 0-2 y aquí les aviso con un símil taurino: “Ojo, que hasta el rabo todo es toro”.
El caso es que hace tres años esta locura les salió bien con Capello…

Me lo va a decir a mí. Yo fui uno de los cuatro mil madridistas que acudió a La Romareda convencido de que la Liga no se escapaba de Zaragoza. Al final, casi me da un infarto. El gol de Ruud, el de Tamudo…
¿Cómo se enteró?

Mire, a falta de cinco minutos para el final del partido, La Romareda estaba cantando “¡Barça, Barça!” y “¡Adiós, a la Liga, adiós!”. Me hervía la sangre, pero después de marcar Van Nistelrooy vi a los pocos segundos a un señor rodar escaleras abajo con un pinganillo pegado a su oreja mientras gritaba dándose cabezazos con el suelo: “¡Gol, gol, gol de Tamudo!”. Yo estaba tan histérico que llegué a preguntar: “¿Quién es Tamudo?”. Al entender que el Espanyol nos daba media Liga, nos volvimos todos locos. Ese recuerdo de Zaragoza sigue vivo entre nosotros. Yo ya he pagado los noventa euros de mi entrada para este sábado. ¡Allá vamos!

¿Qué es el Clavo Ardiendo?

La reacción honesta, sensata y pulcra con la historia del club más grande de todos los tiempos. Yo mamé el legado de Don Santiago Bernabéu desde niño y me enseñaron que el Madrid es irreductible. Aquella noche, Capello me regañó en el avión mientras dejaba mi montera a Diarra, Ramos, Reyes y Casillas: “Torero, tranquilo que queda la última faena ante el Mallorca”. Pero al oído me añadió: “Da gusto ser del Madrid, vuestra fe no existe en ningún otro lado del mundo”. Capello sabe de esto, compañero…

¿Se parece algo esta Liga a la de 2007?

Sí, porque también nos daban por derrotados y luego mire. Me veo el 16 de mayo viendo ganar a mi Madrid en La Rosaleda y celebrando el alirón comiendo boquerones.

Ya, pero si el Barça remonta ante el Inter y gana la Champions en el Bernabéu el 22 de mayo se le van a atragantar…

¡Profecía errónea compañero! Ese día estaré en Cibeles con mis amigos del Inter y el Bayern. Sneijder o Robben ganarán esta Champions. Lo del Barça no lo arregla ni Ovrebo.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts