Jueves, 8 diciembre, 2016

Tomás Roncero – Pleno al 15 y ¡alirón!
Tomás Roncero – Pleno al 15 y ¡alirón!

Tomás Roncero – Pleno al 15 y ¡alirón!

Clavo Ardiendo. En 2007 nos tildaron de locos por apoyar sin titubeos a esta cofradía de madridistas aferrados al peso del escudo para no pronunciar jamás el verbo ‘rendirse’. Cuando derrotamos 3-1 al Mallorca y acabamos en Cibeles, muchos colegas culés se dedicaron a estudiar ‘filosofía merengue’ para entender dónde se sembró esa genética rebelde y combativa que convierte al Madrid en un club incapaz de doblar la rodilla, como aquel caballero medieval de la película de los Monty Python que llamó “cobarde” a su oponente porque se negó a seguir luchando con él al compadecerse al verle sin brazos, piernas ni cabeza (¡sólo le quedaba el tronco!). El vestuario de Pellegrini lo ha visto claro. El Barça celebró en el Bernabéu el título con un corro final, con saltos festivos incluidos, que sonó a alirón anticipado. Acto seguido, Canaletas se llenó de gente tras el 0-2. Moraleja: como el Barça ya ha ganado la Liga, a partir de ahora la presión es sólo para ellos. Y funciona. La clasificación no engaña: 84-83. Con un Pleno al 15, ganando los cinco partidos sin fallo ante Zaragoza, Osasuna, Mallorca, Athletic y Málaga, muchos se forrarán en las casas de apuestas. Ojo al The End de esta película de suspense…

Guti, alé. Hay señales del destino que permiten creer en esta machada que guionizaría varios libros de aventuras. Guti, Curro Romero con botas, fue titular y aguantó el partido entero ante el Valencia de esos locos bajitos que juegan y penetran como cuchillos empapados en mantequilla (Villa-Mata-Silva). Guti aguantó hasta el final y no tuvo esa nube negra tipo volcán Eyjafjallajökull que ante el Lyon le desactivó los motores en la segunda parte. Guti habilitó a Higuaín en el 1-0 (¡Messi está a sólo dos goles!) y Marcelo a Cristiano en el descabello final. Si Guti resiste 90 minutos es que esto va muy en serio. Hasta Gago se fue ovacionado por esta grada que sabe más que Lepe. El Madrid mandó, templó y sólo falló con la espada. Pero jugó bien, con intensidad y dejando claro que el eterno favor del Espanyol no va a caer en saco roto. Sólo Silva, futurible lo mires por donde lo mires, estuvo a punto de forzar un interruptus con un tirazo que dejó la madera de San Iker sin astillas. ¡La suerte de los campeones!

Cofrades felices. Me abruman a mensajes creyendo en esta Liga llamada Milagro. Me llegan desde Los Rosales (Águilas, Murcia), Picaña, Camp de Morvedre y Albalat dels Sorells (Valencia), Virgen de Araceli de Lucena (Córdoba), Calanda (Teruel), Palas e Ibérica (Asturias), Hoyo de Manzanares y Tívoli (Madrid), Cuéllar (Segovia) y Pacheco, un héroe vikingo de esa Cataluña blanca que también existe. Va por ellos pase lo que pase de aquí al 16 de mayo… El Valencia no debe reprocharse nada. Frenar la ilusión de un pueblo entero es imposible. A este Madrid le empujan millones de corazones…

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts