Domingo, 11 diciembre, 2016

Francesc Perearnau – ¿Y el jefe de la banda?
Francesc Perearnau – ¿Y el jefe de la banda?

Francesc Perearnau – ¿Y el jefe de la banda?

Vistas las actuaciones del Comité de Competición del pasado viernes, Schuster exclamaría aquello de “¡No hace falta decir nada más!”. Lo que, en todo caso, invita a reflexionar es la coincidencia ese día en Madrid, epicentro sulfuroso del mal y capital de la caverna mediática, de tanta tropelía por parte de un brazo armado federativo -el otro es el Comité de Árbitros- con la ceremonia de entrega -provisional- del trofeo de la Champions a la ciudad que acogerá la final de esta edición el próximo 22 de mayo. Una ceremonia en que el ‘furbol’ nacional y europeo, ausente Michel Platini, estuvo representado por Ángel María Villar, jefe de la banda y responsable de los estamentos que, desde el sábado tras la catástrofe madridista del Bernabéu, cavilan indisimuladamente la forma de hacer campeón al Madrid como sea. No hace falta decir que entre Villar y Laporta, todo fueron abrazos, risas y camaradería, demostración de que su relación va mucho más allá de las pendencias terrenales como resucitar a Kameni y a Albiol, que no sería algo tan grave si realmente se hubieran producido errores arbitrales. En ambos casos lo que se hizo fue rearbitar con el vídeo, hecho sin precedentes en el largo y amplio historial delictivo del Comité de Competición. ¿Y eso es grave? No tanto como haber rearbitrado con el vídeo sin ni siquiera tomarse la molestia de ver las imágenes. De haberlas visto, por supuesto, no hubiera habido marcha atrás. Desde muy arriba se decretó el indulto para que el Barça lo tuviera todo en contra y el Real Madrid todo a favor. ¿Algo peor aún? Pues sí, que el presidente del Barça se siga abrazando y celebrando su amistad con el enemigo, el mismo día y a la misma hora

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts