Sábado, 10 diciembre, 2016

Vuelve el sabor del Derby
Vuelve el sabor del Derby

Vuelve el sabor del Derby

Volvemos a tener un Espanyol-Barça con claro sabor a derby. Un derby local, ciudadano, como debe ser, por mucho que Laporta en tono socarrón dijera a principio de temporada que se trataba de un derby metropolitano. Al menos, después rectificó.

Y digo que vuelve el derby porque el nuevo estadio lo requiere y juega a favor. El derby jugado en Montjuic le daba máxima ventaja al visitante y al árbitro. Jamás un trencilla pitó tan cómodo teniendo un estadi que nunca se llenaba y al público a treinta metros de distancia. Así pito yo.

Mientras tanto, escucho y leo a Dani Alves (qué bien que me caía hasta saber lo que ha dicho) diciendo que “el partido en Cornellà será una encerrona”. ¿Pero qué tontería es esta? ¿Y cuando los rivales del Barça visitan el Camp Nou no es una encerrona? ¿A que se refiere Dani Alves cuando habla de encerrona? ¿Qué los pericos no tenemos derecho a gritar, a protestar, a ganar un derby? Suerte que el Consejo Directivo del Espanyol ha hecho bien en no abrir taquillas y vender entradas a saco: sólo las han podido adquirir, con DNI previo, socios del Espanyol.

Deportivamente, los datos son escalofriantes: al Espanyol todavía no nos han pitado ningún penalty a favor cuando queda tan solo un mes para acabar la Liga. El Barça llega que se sale de la tabla, pero juega dos días antes de enfrentarse al Inter en las semis de la Champions. A ver quién pone la pierna.

Mientras tanto, recuerdo el Tamudazo hace tres años, el Ivandelapeñazo (el 1-2 de la temporada pasada) y pienso, porqué no, en el Oswaldazo de Cornellà. ¿Por qué no? ¿Es que tampoco tenemos derecho a soñar? Espera que pronto sacarán un decreto que nos lo impedirá.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts