Viernes, 2 diciembre, 2016

Quién es quién
Quién es quién

Quién es quién

Pero que nadie se equivoque, el Barça no aplastó al Real Madrid. No lo desintegró. Lo colocó en un lugar incómodo pero mejor que el de hace un año, bastante mejor. Guardiola se llevó el mejor botín posible: reconocimiento unánime de que hoy por hoy el Madrid no está a la altura de un equipo mayúsculo, el suyo. Ese es el colectivo que maneja Pep. Un superviviente que emula a los grandes personajes de la historia, aquellos que enseñan que la mejor lección es la derrota y no la victoria. Por eso no da por finalizada la guerra. Por eso impuso la ley del silencio en la semana del Cara a Cara. Tal vez porque recordó que al primer Dream Team lo hundió tanta euforia colectiva las horas previas a la Final de la Champions con el Milan.

Tras la final de La Liga, algunos, los más ventajistas, hablan ya de fracaso y todavía no ha terminado la temporada. Se les está haciendo larga, mucho. Más incluso que al propio Real Madrid con el que conviven día a día…. Tienen prisa por tirar abajo “el proyecto” y se afanan en recopilar razones para encender a las masas. Ésas que se cansaron de ganar de cualquier forma, las que reclaman un estilo que despierte halagos y también envidias entre los rivales. Los que curiosamente no dan por muerto al ahora perseguidor. Tu grandeza se calibra por el respeto, por la amenaza que generas en tu enemigo. Y ahí, el Real Madrid sigue siendo el número uno.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts