2010-04-09 10:04 Real Madrid Por: Administrador

"Citius, Altius, Fortius..."



Quería decirlo, pero no se atrevió. Recurrió a la broma. Le faltó decir que era más guapo, que Messi parece Dustin Hoffman y él es el Steve McQueen del fútbol. "Soy más alto, soy más ancho, soy más", y ahí se calló. Pensó que no era el momento, que era mejor esperar al Clásico (tantos años llamándolo 'derbi', sigue sonando raro, forzado, decirlo a la manera porteña, aunque sea la correcta: una vez más, en la dialéctica del fútbol, gana Argentina). Pero sin decirlo, lo dijo; porque tampoco soltó lo contrario. Cristiano Ronaldo piensa que es mejor que Messi. Y es su obligación. Es el eslogan de su fútbol, de su empresa vital: "Soy el más grande". Para eso se le fichó, para creérselo, aunque hoy, en este mismo instante, haya otro jugador que destaque más. Esto no son los Juegos Olímpicos: el más bello, el más fuerte y el más echao p'alante no siempre es el mejor. Pero igual que Kenny Dalglish sabía que "si insistes en decirle a un jugador que está cansado, acabará por creerte"; si Cristiano sigue repitiéndose a sí mismo que él es el número uno, cuidado...

Es una extraña teoría, pero encaja: incluso viendo a Messi en su imparable progresión, asoma un ¡uy! Entre teorías para parar a Leo (un trabajo para aquel Mangriñán que iba al urinario con Di Stéfano o para Molinos, secante españolista que anuló a Pelé en un Carranza, y a Cruyff y Maradona en Liga), todavía se contempla la posibilidad de que Cristiano eclipse a Messi. Eso ya es un triunfo. El sábado se resuelve la Liga, sí, pero también se busca al mejor jugador del mundo. Demasiado para un solo partido. E incluso para un solo futbolista. Más alto, más fuerte, más rápido. Para eso se inventaron los Clásicos.



Comenta con Facebook


Artículos Relacionados

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información