Lunes, 5 diciembre, 2016

¡Ay, Manuel, Dios os guíe!
¡Ay, Manuel, Dios os guíe!

¡Ay, Manuel, Dios os guíe!

Espero que los jugadores del Madrid no sean como Keita, ese que no ve los partidos del rival, y se empaparan de lo de anoche, incluso del Telediario del intermedio, para que el sábado nada les sorprenda. O sea Messi. ¡Ay, Manuel Pellegrini, Dios os guíe! Porque lo de este muchacho… El Barça se metió en un lío con el 0-1, pero necesitó sólo tres minutos para espantar fantasmas, aupado por un Camp Nou que rugió (atiende, Bernabéu) como nunca cuando vio batido a Valdés.

Lo tremendo de este Messi es que se muestra incontenible en los partidos grandes, como el de anoche. Le adornan mil virtudes, pero su velocidad para armar la pierna y disparar es espectacular. Total, que el Madrid sabe lo que le toca: hacer frente a un equipazo y a un fenómeno. El reto es extraordinario y el acicate, único. Y tiene posibilidades de éxito si es capaz de no cometer errores desde el convencimiento de que le va a embestir un miura… de los años 40. ¡Vaya partidazo!

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts