Sábado, 3 diciembre, 2016

Tomás Roncero – 3.827 días sin ganarnos
Tomás Roncero – 3.827 días sin ganarnos

Tomás Roncero – 3.827 días sin ganarnos

Derbi muy blanquito.Ayer le expliqué a mi pequeño Marcos Santiago que por la noche tocaba derbi y que, en consecuencia, el Madrid ganaba seguro. Con su impagable ingenuidad infantil me replicó: “Papi, ¿y si el Madrid no ganase qué pasaría?”. Le dije sin mover una pestaña: “Tranquilo, campeón. La última vez que nos ganaron tú ni estabas en proyecto para venir a este mundo. De mayor lo entenderás porque, juguemos bien o mal, estamos condenados a ganarles”. Al lado asentía mi sobrino Gonzalo, que utilizó el abono de mi padre, que se fue al pueblo por la Semana Santa convencido de que el derbi acabaría como viene ocurriendo desde hace once años. No olviden que el último triunfo del Atleti en el Bernabéu se remonta 3.827 días atrás. Había pesetas en vez de euros, los móviles no tenían conexión a Internet, el facebook era una librería de Londres en la que la gente se llevaba los libros por la cara… El Atleti es víctima de un malditismo genético que le obliga a hincar la rodilla ante su vecino del norte de la ciudad. Yo les aprecio. Ganaron al Barça, que es la misión que cumplen a rajatabla cada temporada. Iré con ellos en la final de Copa. Manolete, gracias de corazón. Sois unos tipos geniales…

Sin fútbol. Y eso que el Madrid regaló la primera parte de forma lastimosa. La megafonía durmió el preambular escénico con la ópera de Carmina Burana y el himno de Plácido Domingo, perfectos para el Auditorio de Música pero no para un derbi en el que te estás jugando la Liga. En ese primer período el golazo de Reyes y la falta de conexión de Granero, Gago y Van der Vaart con los puntas apagó los focos del Bernabéu, como en la hora que se quedó sin luz en la víspera en esa iniciativa ecológica llamada ‘La hora del planeta’. Hasta Cristiano, desconocido e individualista, falló un cabezazo a quemarropa que si lo llega a hacer Higuaín…

This is Anfield. Pero el Atleti no supo rematar a su encopetado enemigo y se fue tan feliz al descanso con 0-1, sin saber que ahí estaba firmando su finiquito. El arreón inicial del segundo tiempo fue determinante. Un cuarto de hora ‘a lo Madrid’. Pasión, pujanza, brío y bemoles. Y tres goles como tres soles. Xabi Alonso repitió su diana del día del Sporting y poco después convirtió el Bernabéu en Anfield. Homenaje al Real Liverpool. Levantó la cabeza, pase de 40 metros, Cafú Arbeloa que controla con el pecho y resuelve como no lo hizo Cristiano. Dos recortes de megacrack y golazo. Ahí se ganó el derbi…

Ojo al Racing. Sin Ramos ni Xabi, no valen confianzas antes del Clásico. Me advierten las peñas Alcalaína, Lloret de Mar, El Buitre de Cúllar, Daimiel, Los Exquisitos y Claudia, la hermana de mi añorado Juanito, que vio el triunfo con mi colega El Forchi. La fe impulsa a este líder que no parará hasta la final del 10 de abril. ¡A por ellos!

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts