Jueves, 8 diciembre, 2016

Tomás Roncero – Día del orgullo vikingo
Tomás Roncero – Día del orgullo vikingo

Tomás Roncero – Día del orgullo vikingo

Jueves Santo. Miles de madridistas se fueron anoche a la cama con una sonrisa de oreja a oreja. Orgullosos de su equipo de fútbol, felices con su equipo de baloncesto. Dos instituciones que suman entre ambas 17 Copas de Europa. Y eso pesa mucho cuando todos los antis están con la guadaña esperando el último suspiro de esta institución inmortal e imperecedera. Fue un jueves de reivindicación vikinga. El Coliseum de Getafe, igual que Riazor, dejó este año su mini-maldición en el trastero del recuerdo en sólo 36 minutos. Un 0-4 imperial sellaba un triunfo digno de este líder que no piensa levantar el pie del acelerador en la batalla más hermosa que jamás se recuerde en un campeonato de Liga. Y eso que el profe Pellegrini afrontó este match-ball con seis bajas. Pero eso no frenó su ímpetu, apostando con criterio por Gago (Lass, espabila de una vez si quieres jugar) y Van der Vaart, un holandés de Chiclana lanzado hacia esa titularidad que le han puesto en bandeja las lesiones de Kaká. Y de Cristiano e Higuaín qué quieren que les diga. Junto a Messi son, ahora mismo, los tres mejores delanteros del mundo. Que alguien me rebata si puede…

Espíritu. Asistí a la doble hazaña del Imperio en la sede de la nueva Peña Tomás Roncero Alameda de Osuna, aunque me dé corte citarla por razones obvias. Delante de glorias vivas del Madrid de siempre como Pedro Ferrándiz (¡va por ti la victoria del Palau, maestro!), Manuel Velázquez (el espíritu de los ye-yés aún flota entre nosotros), José Luis Peinado Pepe Goles, Antonio Ruiz (cuatro Copas de Europa le contemplan), Rubiñán y Sánchez Barrios. Clase alta y media de este Madrid que siempre enseña sus uñas cuando se ve contra las cuerdas. Allí vi a estas leyendas vivas ponerse en pie para aplaudir los golazos de Cristiano y de Higuaín. “Con estos dos monstruos ahí arriba, la Liga no se nos puede escapar. ¡Qué máquinas!”. Lo del portugués es digno de un estudio científico. Le pega como si el balón fuese una pelota de goma. La pone donde quiere y como quiere. El segundo de su serie rompió las manos frágiles de Ustari. Y del Pipita no diré más. Está a sólo tres golitos de Messi y ya ha igualado su marca del último curso. A este paso acabará con 30. Justo la mitad de lo que valdría ficharlo…

Parejo, tranquilo. No matemos a Parejo. Iker ya es un veterano de guerra y se puso como una moto por una acción que en el fondo era legal. El canterano de Coslada no hizo intención de tocar el tobillo de Casillas y su gol fue legal. Pero perro no come carne de perro. Parejo volverá algún día y demonizarle sería un error dramático…

Líderes. Esta noche festejaré el brillante liderato con los amigos de la Peña de Valdemoro. Ellos creen en esta Liga. Y un servidor también. Van 34 goles en la segunda vuelta. Trituradora merengue. ¡A por ellos!

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts