Jueves, 8 diciembre, 2016

Hacia el gran pacto entre Ferrer, Godall y Soriano
Hacia el gran pacto entre Ferrer, Godall y Soriano

Hacia el gran pacto entre Ferrer, Godall y Soriano

La pirueta electoral en el Barça que les avanzamos ayer continúa: el vicepresidente Alfons Godall, hasta ahora delfín de Laporta y cara del continuismo, renuncia a liderar su candidatura y el presidente vuelve sus ojos hacia el también vice Jaume Ferrer, al que excluyó de la Comisión Ejecutiva y le echó en cara entre gritos que presentara su candidatura hace cosa de un mes.

La razón de la ruptura está en que Godall flirteó con Ferran Soriano (presidente de Spanair y ex vicepresidente del club), lo que Laporta no tolera. El marco ahora es el siguiente: Sandro Rosell favoritísimo, Ferrer adelante con su candidatura y Godall dudando si se va defintivamente, si se alía con Soriano o si los dos acaban juntándose con Ferrer, pues aquél tiene decidido estar en la lucha electoral si consigue el OK de los directivos de la compañía aérea.

La noche del lunes fue movida. 14 de los 18 miembros del equipo directivo se reunieron en el despacho profesional del aún presidente (sólo faltaron Albert Perrín, en Argentina, Magda Oranich, Patrick Auset y Alfonso Castro) para decidir por unanimidad el apoyo incondicional a Ferrer, después de que Godall reconociera que no se veía capacitado para ganar las elecciones y que para ello le parece imprescindible reclutar a Soriano.

Al comprobar que su amigo se bajaba del carro, Laporta comenzó a enfurecer, según explicaron fuentes solventes. Así, después de un pequeño paréntesis, planteó la posibilidad de que cogiera el relevo Xavier Sala, el tesorero de la entidad, que hizo caso omiso y se retirará de escena. Apartarlo era condición indiscutible para Ferrer, que atendió con ilusión la posibilidad de liderar una candidatura única del continuismo.

Soriano. El presidente de Spanair tratará de conseguir el viernes el permiso de los inversores de la compañía, que no ven claro que simultaneé la presidencia de ésta con el Barça. Las piezas van encajando y tienen mucho que ver con las encuestas que manejan los candidatos: un continuismo dividido perdería seguro en las urnas ante Rosell y sólo pactando una candidatura única tendrían posibilidades de hacer frente a Sandro, que presentará su opción el próximo 15 de abril y que es el demonio más familiar de Laporta y sus muchachos.
Ferrer: la clave está en la candidatura única

Ferrer considera que de llegar a la candidatura única la intención de voto del socio hacia ella aumentaría en un 15 por ciento. La hasta ahora candidatura oficialista de Godall no tenía gran acogida. Pese a que el equipo lo ganó todo la temporada pasada, el socio parece estar cansado de ciertas actitudes de Laporta y sus más íntimos colaboradores. Ferrer está entre los que consideran que Laporta resta más que suma y que sólo la unidad puede darles dividendos.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts