Viernes, 9 diciembre, 2016

Kaká, convocado a la fuerza
Kaká, convocado a la fuerza

Kaká, convocado a la fuerza

La cúpula del Madrid considera que debe acabar ya el paripé con Kaká, de baja desde hace dos semanas por una sospechosa lesión (contractura en el músculo abductor izquierdo), que se produjo justo antes de viajar el equipo a Valladolid y con la herida aún sangrante del batacazo contra el Lyon, una noche negra en la que el madridismo pitó con fuerza al brasileño al ser sustituido. Pellegrini ha recibido órdenes de sus superiores para que convoque a Kaká de cara al partido del jueves en Getafe. El plan es hacerle jugar unos minutos en el Coliseum con el objetivo de tenerle a ‘tope’ el domingo frente al Atlético (21 horas/Canal +).

No es que en el Bernabéu echen demasiado en falta a Kaká, en el ojo del huracán por su pésimo rendimiento, sino que la cúpula blanca tiene claro que un futbolista que ha costado 65 millones de euros no puede dejar la sensación de ser totalmente prescindible y quedar ensombrecido por un jugador como Van der Vaart, rentable fichaje de Calderón, que ha pasado del ostracismo a titularísimo.

Pellegrini no está agobiado por las ausencias de Kaká, puesto ya en entredicho por las especulaciones que le adjudican una pubalgia crónica que le impediría ser el jugadorazo que fue. Van der Vaart, que aprovecha los minutos que no juega el brasileño para seguir reivindicándose, le está sacando las castañas del fuego al chileno.

Recochineo de Van der Vaart

El ‘tulipán’ marca un gol (4 en Liga y 1 en Copa) cada 231 minutos, por los 333 de Kaká (suma 7 en Liga, que se han traducido en sólo dos puntos, más otro en Champions). Van der Vaart consumó la remontada del Real Madrid ante el Sevilla (3-2) y, frente al Sporting, volvió a ser decisivo, aunque con un tanto a todas luces ilegal. Sobre sus escandalosas manos, Van der Vaart dijo ayer con recochineo en ‘AS’ que “he visto las imágenes y le doy un poquito, pero no es mano”.

En el dique seco desde la jornada 26, Kaká, que ayer corrió sobre el césped de Valdebebas tras ejercitarse en el gimnasio, suma 8 goles (tres de penalti) en 29 partidos oficiales. El internacional brasileño ha igualado su peor cifra de tantos a estas alturas de temporada: con los ‘rossoneri’ (2004-05) también llevaba ocho goles (ninguno de pena máxima) y seis de ellos en la Serie A, que se tradujeron en otros tantos puntos.

A pesar de sus mediocres números, Pellegrini reiteró hace unos días que Kaká “es un jugador absolutamente titular y lo va a seguir siendo. Es un ejemplo como persona y como profesional, aunque sabemos que aún puede dar más”. La afición merengue, sin embargo, todavía lo está esperando

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts