Sábado, 10 diciembre, 2016

Messi quiere ir al Bernabéu
Messi quiere ir al Bernabéu

Messi quiere ir al Bernabéu

A Leo Messi le gusta jugar cualquier partido, ya sea uno de la máxima competición o una ‘pachanga’ con sus amiguetes. Ve un balón y se vuelve loco y ahí es donde reside su grandeza: siendo el mejor del mundo, no piensa en dosificarse, juega a tope siempre y no escatima su magia. Eso lo aprovecha su equipo, el Barça, y lo disfruta su afición, la azulgrana. Dicho esto, un matiz que esta temporada puede ser decisivo para los culés: si hay una obsesión este año para Messi es llegar a la final de la Champions en el Santiago Bernabéu y ganarla. El argentino, a sus 22 años, se siente fuerte y no quiere perder el tiempo. Ya tiene dos Copas de Europa, pero quiere mucho más, también con el Mundial en su horizonte inmediato, en el que puede ser el año en que conquiste definitivamente a todos los públicos, incluido el argentino. Con el Barça, después de ganar en París, en 2006, vinieron dos años en blanco pese a tener a su lado a los Ronaldinho, Deco, Iniesta, Xavi, Puyol, Valdés y compañía. Esa lección no la olvida Leo y si no se gana no será por desidia suya.

El estímulo estadístico -como se aprecia en el cuadro adjunto- interesa, pero sobre todo hay un factor que empuja a Messi a pensar muy especialmente en el Bernabéu, y no sólo por la final de la Champions sino también en la Liga. Este año desde Madrid, coincidiendo con la llegada al Real Madrid de Florentino Pérez y Cristiano Ronaldo, se ha acrecentado la presión sobre el Barça y sobre Messi. Primero se generó un debate artificial para deslegitimar al argentino como el número 1 del mundo, un contrasentido dado que Leo viene de ganar Balón de Oro, FIFA World Player y 6 títulos con el Barça teniendo un rol crucial en todos ellos. Un debate al que contribuyó Cristiano cuando citó a los tres mejores jugadores del mundo para él: Kaká, Rooney y Drogba. Es decir, que se olvidó de Messi.

La campaña merengue contra Leo se radicalizó con motivo de la expulsión de Cristiano Ronaldo por partirle lanariz de un manotazo al malaguista Mtiliga. Para intentar salvar a su crack y justificar que no merecía una sanción por agresión, el Real Madrid -en una actuación sin precedentes- presentó un recurso en el que se adjuntaba una acción de Messi con el sevillista Marc Valiente. La diferencia, sustancial, es que Leo no le rompió la nariz a Valiente y que cuando se produjo aquel forcejeo nadie pidió sanción alguna para el crack azulgrana, sino que quedó como un lance más del juego. La treta blanca no sentó nada bien al jugador, a su familia ni al Barça en general. Un peligroso boomerang que se puede volver en contra del Real Madrid, porque un Messi ultramotivado con una final de Champions en el Bernabéu en el horizonte y con el Real ya eliminado es motivación extra.

Gritó el gol del Lyon en casa

El miércoles, cuando el Lyon marcó en el Bernabéu, Leo gritó gol como nunca en la intimidad de su habitación.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts