Domingo, 4 diciembre, 2016

Un equipo no se compra
Un equipo no se compra

Un equipo no se compra

El Barça ha conseguido ser un equipo porque en lugar de individualidades tiene líderes aceptados por toda la plantilla y porque toda la plantilla sin distinción de quien juegue más o menos comparte idénticos fundamentos. Los jugadores del Barça repiten un repertorio de jugadas y movimientos que únicamente dominan los colectivos articulados como equipos. El Madrid viene de un desbarajuste deportivo de años, con entrenadores, secretarios técnicos y jugadores adquiridos sin seguir una pauta coherente. Esto ha dado para dos Ligas. Floren es un convencido del ‘show business’ y le compró a Valdano lo más mediático del momento (Cristiano, Kaká y el prometedor Benzema), jugadores internacionales de moda (Albiol, Xabi Alonso), más la herencia de Calderón. Un modelo hollywoodiense edificado sobre el barro.

La pegada le dio para ganar en casa y ponerse líder, faltaría más. Incluso el equipo, en manos de un Pellegrini sin cintura, llegó a jugar en algunos momentos pero de forma impulsiva. Sevilla fue el cénit y la gran mentira: un 0-2 sonrojante salvado por empuje y casta sobre la campana. Puro espejismo. El gran equipo, con el inestable Guti al frente, se diluyó ante el Lyon, como lo hizo en Francia. El Madrid tiene ‘chance’ en la Liga porque compite con un Barça con dificultades, pero en Europa, no vale con juntar cromos. El Barça sabe a lo que juega desde años, sigue una idea y la aplica mejor o peor, según las circunstancias. La caída del Madrid sirve para valorar en su medida los éxitos del Barça. Floren volverá a remirarse el álbum para pedir precio

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts