Jueves, 8 diciembre, 2016

Mejuto corta cualquier intento de reacción del Valladoli
Mejuto corta cualquier intento de reacción del Valladoli

Mejuto corta cualquier intento de reacción del Valladoli

EFE
Ambos equipos se enfrentaban en pleno abatimiento. No dieron su mejor versión en el último encuentro, aunque al Madrid se sumaba Xabi Alonso, el jugador que le da equilibrio, y el brasileño Marcelo, lo que permitió a Arbeloa jugar en su puesto natural de lateral derecho y ofrecer al equipo madridista recorrido por ambas bandas.

Borja Fernández, con gastroenteritis, causó baja a última hora en un Valladolid que apostó por los extremos y por los jugadores contratados este año. Sólo tres futbolistas de la pasada temporada, más el portero Justo Villar, se hallaban en el once inicial y ello alimentaba el debate que existe en Valladolid sobre si su problema es de entrenador o de fichajes.

Onésimo Sánchez tuvo que resolver un problema en su equipo nada más empezar. Javier Baraja se resintió de una lesión muscular y entró el brasileño Nivaldo Santana (min. 8). El Valladolid ganaba en músculo y juego aéreo, al tiempo que perdía en colocación y pase largo. A los veinte minutos, con el Madrid sorprendido por la insolencia e intensidad de su rival, el bosnio Haris Medunjanin disparó cruzado con su pierna mala, la derecha, y estuvo a punto de inaugurar el marcador. Dos minutos después, Justo Villar salvó a su equipo tras un espléndido testarazo de Sergio Ramos. El Real Valladolid salió acometedor y “muriéndose” en cada balón dividido. Fue un calco del partido ante el FC Barcelona, cuando al equipo de Zorrilla le duró la gasolina veinticinco minutos.

Cuando Cristiano Ronaldo sacó su tiralíneas para “dibujar” un lanzamiento de falta y marcar el primer gol a los veintisiete minutos, con ayuda del rebote en un defensa de la barrera, el Valladolid lo acusó como un puñetazo en plena mandíbula. Ahí parecía cambiar el estado del partido, aunque el portugués Pelé se sacó un soberbio y lejanísimo disparo que, tras un desvío de Casillas, golpeó en el larguero (min. 38). En un fugaz intercambio de golpes, respondió el Madrid con un disparo de Rafael Van der Vaart que rechazó Pedro López cuando ya se colaba (min. 42). Y fue Higuaín quien marcó el segundo tanto del partido en un remate impecable y de goleador nato. Era el minuto 44, parecía el “portazo” que cerraba el partido y las esperanzas del Valladolid.

A los seis minutos de la reanudación, otro fogonazo de Gonzalo Higuaín amplió una distancia que ya resultaba insalvable. La pegada del Madrid había sido brutal hasta ese momento, pero poco después un disparo de Diego Costa, que rechazó Casillas, acabó siendo un gol “accidental” después de golpear en Raúl Albiol (min. 57).

El estado de gracia del “Pipita” Higuaín volvió a ponerse de manifiesto a los sesenta y cuatro minutos con el cuarto gol madridista, el tercero en su haber.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts